NECESIDAD DEL CALCULO DE ERROR


Tal y como ahora se concibe la ciencia, toda teoría tiene fundamentada su validez en la contrastación con la evidencia experimental, la cual está soportada en últimas por la medición de variables físicas. Sin embargo, la medición de una cantidad física por sí sola, sin la especificación de su rango de incertidumbre o fiabilidad, no contiene mucha utilidad en la ciencia. La incertidumbre de una medida física dice mucho acerca de la tecnología involucrada en el instrumento de medición y del método de cálculo o modelo empleado en la obtención de este valor. No en vano se ha invertido mucho dinero en instrumentos cuya precisión decide con fiabilidad cuándo se rompe una marca mundial.

 

A la vez, medir una sola vez una variable física tampoco dá un buen criterio de fiabilidad, dado que todas las variables que influyen en un experimento no pueden ser absolutamente controladas. Es por ello, que las mediciones deben efectuarse muchas veces bajo idénticas condiciones. Un tratamiento estadístico de las fluctuaciones de estas mediciones efectuadas bajo idénticas condiciones, alrededor de un cierto valor más probable, dá una idea no solo de la reproducibilidad de la medida, y asímismo de la validez de una ley científica, sino de la confiabilidad del método de medición empleado. Una incertidumbre o fluctuación ¨grande¨, es decir del orden de la medida obtenida, permite dudar del método de medición empleado, o bien una medida obtenida con una razonable incertidumbre y que arroje un resultado no predicho por la ley, permite dudar de su validez.

 

El objeto de este trabajo es justamente proporcionar al estudiante un criterio que le permita juzgar la validez de un método de medición o de una ley científica. Ese criterio se basa en modelos estadísticos ampliamente estudiados e universalmente aceptados.

Regresa a página principal